Portada Noticias 2010 Eutanasia: de las justificaciones al descontrol
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Jueves, 18 Julio 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Eutanasia: de las justificaciones al descontrol PDF Imprimir E-mail
(Provida Press nº 340, 12 de mayo de 2010)
El proyecto de ley canadiense para legalizar la eutanasia y el suicidio asistido ha vuelto al Parlamento. Durante milenios, la eutanasia (en la que incluyo el suicidio asistido) ha sido considerada moral y legalmente injustificable. Las personas que se oponen a ella creen que ni los motivos compasivos la hacen éticamente aceptable. Pero ¿cuáles son las justificaciones de los defensores de la eutanasia?

Las personas que la aceptarían por lo general limitan su acceso a enfermos terminales y como último recurso ante un dolor insoportable. Estas limitaciones muestran que tales personas creen que cada caso necesita una justificación moral para ser aceptable. La práctica refleja que los moribundos solicitan la eutanasia con más frecuencia por el miedo al aislamiento social y a ser una carga para los demás que por el dolor. Por lo tanto, ¿es una justificación suficiente evitar la soledad o ser una carga para los demás?
Algunos han ido más allá, argumentando que el respeto a la libre determinación implica que los adultos competentes tengan el derecho a morir cuando quieran, y el Estado no tendría derecho a impedirlo. Por ejemplo, aducen que a una pareja de ancianos en la que el marido está gravemente enfermo y la mujer sana se les debe permitir llevar a cabo un pacto de suicidio. Como dijo Ruth von Fuchs, directora de la Sociedad de Derecho a Morir de Canadá, "la vida no es una obligación". Pero aunque Von Fuchs pensaba que esa mujer debería tener un derecho sin restricciones al suicidio asistido, argumentaba que se le permitiría para evitar el sufrimiento, el dolor y la soledad asociados con la pérdida de su esposo, es decir, articulaba una justificación.
Podemos ver cierta tendencia a la ausencia de justificación en Holanda. El mes pasado, un grupo de veteranos académicos y políticos de ese país hizo una petición en apoyo del suicidio asistido para los mayores de 70 años que "consideran que su vida ya está completa". Rápidamente atrajeron más de 100.000 firmas, más de lo necesario para que el asunto sea debatido en el Parlamento en virtud de la iniciativa ciudadana.
¿Y los costes sanitarios como justificación? Aunque esta cuestión ha sido esquivada por los defensores de la eutanasia, no cabe duda de que puede ser utilizada como medida de ahorro. La mitad de los gastos sanitarios en la vida de una persona se producen en los últimos seis meses de su existencia. Las autoridades de Oregón, donde es legal el suicidio con asistencia médica, parecen haber adoptado este enfoque. Poco antes de morir hace un mes, el periodista de Montreal Hugh Anderson escribió en The Gazette, que Oregón "ha reconocido que cuando las autoridades rechazan una solicitud para cubrir el coste de un fármaco nuevo y costoso, envían al mismo tiempo un recordatorio de que el Estado dispone a un precio asequible de un programa de suicidio asistido".
Las tres décadas de experiencia de Holanda con la eutanasia muestran claramente la rápida expansión, en la práctica, de lo que es visto como una justificación aceptable. Inicialmente se limitó a adultos terminales y bajo ciertas condiciones. Ahora, algunos de estos requisitos no se aplican. Por ejemplo, los padres de recién nacidos gravemente discapacitados pueden solicitar la eutanasia para ellos. Hay más de 500 eutanasias al año en las que el adulto es incompetente o el consentimiento no se obtiene. Y personas de mediana edad -grupo de riesgo de suicidio- pueden utilizarla como un sustituto del suicidio.
De hecho, uno de los responsables de la legalización de la eutanasia en Holanda ha admitido públicamente que fue un grave error, porque -dijo- una vez legalizada la eutanasia no puede controlarse ( Margaret Somerville,directora del Centro de Medicina Ética y Legal de la Universidad McGill,en Canadá. The Mark, 17-III-2010. Traducido por DM, 5-IV-2010).

 

 
Relacionados