Portada Noticias 2011 Los estados no están obligados a asistir al suicidio
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Lunes, 23 Septiembre 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Los estados no están obligados a asistir al suicidio PDF Imprimir E-mail
(El Mundo, 20 de enero de 2011). Un ciudadano pidió pentobarbital sódico sin receta, algo prohibido en Suiza. Apeló al respeto a su vida para pedir al estado ayuda para suicidarse sin dolor. Estrasburgo reconoce que el derecho a cómo morir aún no está solucionado.

Ernst G. Haas llevaba 20 años viviendo con un grave trastorno bipolar. Este ciudadano suizo de 58 años, decidió que su patología no le permitía seguir viviendo con dignidad y decidió quitarse la vida. Después de dos intentos frustrados pidió 'ayuda' al estado en su empeño, que le negó el acceso a los fármacos que él solicitaba para ello (pentobarbital sódico). Ahora, el Tribunal de Estrasburgo le ha dado la razón a Suiza en su negativa.

Los estados, dice el alto tribunal europeo, no tienen la "obligación positiva" de ayudar a sus ciudadanos a quitarse la vida, aunque reconoce que el derecho de estos mismos ciudadanos a "decidir cuándo y cómo quieren morir" no está homogéneamente regulado en los países miembros del Consejo de Europa, donde la cuestión sigue despertando controversia.

El señor Haas reclamaba a Suiza el acceso al pentobarbital sódico (que se emplea como sustancia en prácticas de eutanasia animal) para quitarse la vida sin dolor y sin posibilidades de fallar. Sin embargo, en Suiza, dicha sustancia sólo es accesible mediante prescripción médica, y varios psiquiatras le habían denegado a Haas esta posibilidad.

En distintos recursos presentados ante varias instancias suizas, el demandante apeló al artículo 8 de la Convenio Europea de Derechos Humanos para justificar la obligación del estado de crear las condiciones adecuadas para un suicidio asistido. Sin embargo, Estrasburgo recuerda que dicho artículo recoge el derecho de "toda persona al respeto de su vida privada y familiar (...) sin ingerencia de la autoridad pública en este derecho", lo que no implica una obligación positiva para el estado en favor del suicidio.

De hecho, explica, Suiza tiene razón al 'proteger' bajo prescripción médica sustancias como el pentobarbital sódico, no sólo para prevenir el crimen o el abuso, sino como medida para asegurarse de que ningún ciudadano tome una decisión apresurada, "más aún en un país donde el suicidio asistido está permitido".

La corte europea también subraya que el riesgo de abuso inherente que existe en un estado en el que no se castiga la ayuda a la hora de quitarse la vida no puede infravalorarse, y el estado hace bien en tomar todas las medidas necesarias para asegurarse de que las personas que deciden suicidarse lo hacen con plena libertad. "Y la necesidad de una receta médica es, en este caso, suficiente para cumplir ese requisito".


 
Relacionados