Portada Por países Otros lugares Australia: no al suicidio asistido y la eutanasia
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Martes, 18 Junio 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Australia: no al suicidio asistido y la eutanasia PDF Imprimir E-mail
(Aceprensa, 30 de mayo de 2013). Cate Faehrmann es una parlamentaria por el Partido verde que lleva años tratando de sacar adelante una ley que conceda a los enfermos terminales de Australia la posibilidad de lo que ella llama "morir con dignidad", es decir, legalizar la eutanasia y el suicidio asistido. Sin embargo, repetidamente se ha encontrado con la oposición del Parlamento. Como rechazo más reciente, la cámara alta del estado de Nueva Gales del Sur, que acumula casi el 70% de la población nacional, ha tumbado el proyecto por clara mayoría (23 a 13).

Los contrarios a la ley tuvieron ocasión de explicar sus puntos de vista en la sesión de votación, como antes lo habían hecho a través de la prensa. Greg Donnelly, miembro del Partido Liberal, argumentó que el proyecto de ley tomaba claramente como ejemplo la ley de eutanasia belga, que, a su entender, había demostrado una absoluta incapacidad para aplicar en la práctica sus prometidas salvaguardas contra el abuso de la eutanasia.

La pendiente resbaladiza en Bélgica
En su exposición, Donnelly citó repetidas veces un libro publicado recientemente por Adam Schadenberg, presidente de la Euthanasia Prevention Coalition. En Exposing Vulnerable People to Euthanasia and Assisted Suicide (no se ha publicado en español), Schadenberg explica cómo la ley belga se ha convertido en la práctica en un coladero que permite acceder a la eutanasia a cualquiera que lo desee, y que además ha abierto el camino a la eutanasia sin el consentimiento explícito del enfermo. También David Clarke, miembro del Partido Liberal y uno de los acusados de estar "cegado" por sus creencias, se refirió a las conclusiones del libro, que semanas antes había repartido a todos los integrantes de la cámara.

Por su parte, los parlamentarios favorables al proyecto de ley dijeron ser los verdaderos portavoces de la sociedad australiana, en la que, según algunas encuestas, la eutanasia con límites cuenta con un apoyo mayoritario. Además, reivindicaron un documento elaborado recientemente por Australia 21 -un think tank de temas políticos y sociales- y la Universidad de Queensland. El texto, llamado El derecho a elegir una muerte asistida: ¿tiempo para legislar?, es una abierta defensa de la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido, aunque con las famosas salvaguardas, las mismas que en teoría deberían aplicarse en Bélgica u Holanda.

Faehrmann, la impulsora del proyecto de ley, se ha enzarzado recientemente en una polémica con Peter Saunders a cuenta precisamente de Bélgica. Saunders -médico australiano, bloguero y secretario de una asociación de médicos cristianos radicada en Reino Unido, la Christian Medical Fellowship- había publicado en su blog unos datos que mostraban la preocupante "manga ancha" con que se estaba aplicando la eutanasia en Bélgica. Faehrmann se refirió en el parlamento a la supuesta manipulación llevada a cabo por Saunders, y este contestó con un nuevo artículo en su blog desmintiendo haber tergiversado ningún dato. También Paul Russell, otro conocido activista anti-eutanasia y fundador de HOPE (una coalición de asociaciones que fomentan los cuidados paliativos como alternativa a la eutanasia), se ha sumado a las críticas al proyecto de ley y al documento de Australia 21.

Los médicos apuestan por los cuidados paliativos
Algunos parlamentarios del estado de Australia del sur también se están planteando la cuestión de la eutanasia. Como gesto de buena voluntad, enviaron el proyecto de ley a la división estatal de la Asociación de Médicos Australianos (AMA). Esta, que ya se había opuesto a un proyecto parecido tiempo antes, publicó en febrero una carta explicando su rechazo al proyecto enviado por los parlamentarios. En realidad, estos parlamentarios les enviaron dos proyectos, uno para legalizar la eutanasia voluntaria y otro para reformar algunos puntos de la ley que rige los cuidados paliativos. Los dos son duramente criticados en la carta de la AMA.

En cuanto a la eutanasia, la asociación profesional de médicos recuerda que, a pesar de los juicios cambiantes de la sociedad, "la AMA cree que los médicos no deben participar en acciones que tengan como fin directo provocar la muerte de un paciente".

En cuanto a los cuidados paliativos, la carta señala que la AMA siempre ha sido favorable a ellos, incluso si tienen el efecto secundario de acortar la vida del enfermo. Sin embargo, explican, la reforma planteada por los parlamentarios confunde lo que es eutanasia y lo que no, de forma que solo puede provocar un sufrimiento innecesario en los pacientes. Según el juicio de la AMA, las actuales leyes protegen mejor al paciente de lo que lo harían los nuevos proyectos.

 
Relacionados