Portada Noticias 2005 PSOE y PP pactan, tras Leganés, revisar y desarrollar los cuidados paliativos
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Miércoles, 17 Julio 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

PSOE y PP pactan, tras Leganés, revisar y desarrollar los cuidados paliativos PDF Imprimir E-mail
(ABC, 11 de mayo de 2005) La Comisión de Sanidad del Congreso aprueba, por unanimidad, una proposición no de ley que insta al Ejecutivo a impulsar el Plan Nacional de Cuidados Paliativos

GONZALO ZANZA/ MADRID. Los nombres Leganés y Hospital Severo Ochoa no fueron mencionados. La palabra eutanasia sólo fue aireada, una vez, y de pasada. Términos como dimisión y responsabilidad tampoco figuraron ayer en el diccionario de los diputados de los grupos parlamentarios socialista y popular de la Comisión de Sanidad del Congreso. Nadie mentó los apellidos Lamela o Simancas. Aunque cueste creerlo, el órgano aprobó ayer una proposición no de ley por la que se insta al Gobierno a evaluar y desarrollar los cuidados paliativos en todas las Comunidades Autónomas. Y por unanimidad.

La crisis abierta por las denuncias anónimas por supuestas malas prácticas en las sedaciones a enfermos terminales en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, la cuestión que mayor debate ha generado en la sanidad española en los últimos años, flotó en la sesión de la Comisión de Sanidad, pero nadie se atrevió a mentarlo. No hubo asomo de crispación. El PSOE, que había presentado el pasado 15 de abril (en plena crisis política por las denuncias en torno al Hospital de Leganés) una proposición no de ley sobre cuidados paliativos, pactó ayer con el PP pequeñas modificaciones en su contenido. El resultado fue el respaldo de todos, no sólo de los partidos mayoritarios sino también de los minoritarios. Incluso Llamazares votó a favor sin articular, ni antes ni después, palabra.

El debate no tuvo réplicas, sólo una primera intervención del diputado socialista Julián Elola y una segunda de la popular Mercedes Roldós. El primero insistió en la necesidad de que Sanidad marque objetivos, para que sean desarrollados por las consejerías autonómicas. También defendió que la relación médico-paciente está, ahora, «alterada»; se ha «menoscabado», dijo sin decir los porqués o sin mentar Leganés. Roldós, después, hizo válido eso de quien habla último gana el debate. Sobre los cuidados paliativos: «Para el PP siempre han sido una prioridad». ¿Por qué?: comenzó a trabajar con el Consejero General del Poder Judicial en 1998 en un documento de consenso «sobre situaciones al final de la vida» e impulsó en 1999 el Plan Nacional de Cuidados Paliativos, que se aprobó en 2000. Y se permitió el lujo de mencionar una vez, sólo una, el término eutanasia. ¿Por qué?: «Me alegraba de que por primera vez se hablase de cuidados paliativos y no de eutanasia, y en orden a garantizárselos a los ciudadanos». Incluso rebatió que la relación médico paciente se haya «menoscabado», recordando a quien quiso oírla en los escaños socialistas que la ministra de Sanidad presentó hace unos días el último barómetro, donde es precisamente esa relación lo más valorado de la sanidad pública.

Algo voló ayer sobre la Carrera de San Jerónimo, pero no fue crispación.

 
Relacionados