(La Razón, 9 de mayo de 2006).

La eutanasia seguirá siendo ilegal en España. El caso de Jorge León Escudero, el pentapléjico de 53 años que fue hallado muerto en su domicilio el pasado jueves y cuyo fallecimiento investiga la Policía, ha vuelto a reavivar el debate sobre la despenalización del suicidio asistido. Una regulación que ya han adoptado países europeos como Holanda y Bélgica. La propia ministra de Sanidad, Elena Salgado, descartó ayer que durante la presente legislatura se vaya a cambiar la legislación.

Preguntada por la muerte de Jorge León, Salgado señaló que «en estos momentos el Gobierno no tiene ninguna intención de realizar ningún tipo de actuación en relación a la eutanasia», informa Ep. La ministra, que ha mantenido esta postura desde la llegada del PSOE al Ejecutivo, aseguró que la muerte de León «en absoluto ha cambiado la postura de la Administración». Salgado, que hizo estas declaraciones tras la inauguración de la jornada conmemorativa del 20 aniversario de la Ley General de Sanidad, aseguró, sin embargo, que el Ministerio pretende aprobar a finales de este año «una serie de estrategias nuevas para intensificar la posibilidad de que haya cuidados paliativos para todas las personas que lo necesiten». «Las personas -indicó- deben tener una muerte digna, lo que se denomina cuidados paliativos en España».

«Política del avestruz». La ministra descartaba un cambio de legislación en un día en el que se sucedieron las reacciones ante la muerte del pentapléjico. El portavoz de las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Javier González, afirmó que la eutanasia es un «derecho inalienable» y calificó de «política del avestruz» la postura del Gobierno. También abogó por la legalización la Asociación de Médicos Progresistas, que anunció que solicitará a partidos y sindicatos que se aprueben normativas para despenalizar la eutanasia «con los debidos controles». Asimismo, el presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, Salvador Pániker, afirmó que «la sociedad española está suficientemente madura para aceptar la regulación de la eutanasia, pero quienes no lo están son los políticos».

Por su parte, la plataforma científica «Hay Alternativas» consideró un «retraso sanitario y social» pedir la legalización de la eutanasia. Una opinión que comparte la plataforma ciudadana Hazteoir.org, para quien autorizar el suicidio asistido «es pretender que la vida de los enfermos es menos digna».

Para los médicos especialistas en cuidados paliativos, gran parte del debate se podría zanjar con una buena atención en los últimos momentos de la vida. Antonio Pascual, miembro de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, explicó ayer a este periódico que «en las unidades de cuidados paliativos, cuando la atención es buena, las referencias de los enfermos a la eutanasia son escasísimas». Sin embargo, puntualizó que el caso de Jorge León puede ser distinto, puesto que no se trataba de un enfermo terminal, sino de un lesionado medular.

En efecto, Jorge León podría haber pasado muchos años postrado en la cama. Padecía la más grave de las lesiones medulares. El presidente de la Sociedad Española de Traumatología, Fernando Gómez Castresana, asegura que el accidente le afectó «a las cuatro extremidades y al cuello». El especialista, que no está de acuerdo con la denominación de pentapléjico, señala que con esta lesión, una «tetraplejía alta» que sólo permite mover la boca y los músculos de la cara, más del 90 por ciento de los pacientes fallece en el accidente.