Portada Noticias 2006 La comisión que exculpó a Montes en 2003 no consultó las historias clínicas de Leganés
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Viernes, 20 Septiembre 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

La comisión que exculpó a Montes en 2003 no consultó las historias clínicas de Leganés PDF Imprimir E-mail

El presidente de la Comisión Deontológica del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel Casares, dimitió sólo tres días después de que los facultativos nombrados por este organismo entregaran al juez su informe sobre las sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa. Considera «injusto» el informe encargado a los 11 peritos por el juez, porque se ha realizado al margen de la comisión que él presidía hasta el martes, y afirma que el informe es incompleto, porque no se ha consultado a los médicos implicados. Casares fue el encargado de elaborar el primer informe sobre las irregularidades en el Severo Ochoa de Leganés en 2003. Esa investigación no descubrió ninguna anomalía en el Servicio.

Un año después, llegaba la denuncia anónima sobre las sedaciones irregulares. Pero en el estudio de 2003, Casares no sólo no entrevistó a los médicos, sino que ni siquiera consultó las historias clínicas. De acuerdo con el documento, al que tuvo acceso este periódico, el presidente de la Comisión Deontológica se basó en un cuestionario remitido al entonces coordinador de Urgencias, Luis Montes, acerca de los casos sospechosos que la propia Comisión de Mortalidad del Hospital había detectado. La gerencia del centro sanitario se había puesto en contacto con Montes ante «la sospecha de mala praxis e indicios de prácticas no legales (eutanasia)». El propio Montes encargó el informe deontológico y Casares concluyó que no ocurría nada anómalo en el Servicio y terminó las conclusiones de su informe con una mención especial a los profesionales del hospital. «Estudiamos durante cuatro meses toda la documentación, formulamos preguntas, pedimos más información adicional y concluimos que desde el punto de vista ético nos parecía adecuado el tratamiento», dijo ayer Casares, en declaraciones a Efe. Sin embargo, esa documentación no incluía las historias que sí han analizado los médicos nombrados por la presidenta del Colegio.

Los resultados contradictorios han forzado la dimisión de Casares. Una dimisión de la que ayer habló la titular de Sanidad, Elena Salgado: «respeto la opinión de los profesionales que han elaborado el informe, como también respeto la actitud del presidente del Comité de Deontología». La ministra, pese a respetar el informe, aseguró que «Once profesionales distintos habrían hecho otro informe» y concluyó que corresponde al juez valorarlo, tras escuchar a los médicos. Salgado volvió a acusar de «precipitación» al Gobierno de Madrid y, aunque afirmó que «tiene todo el derecho a retirar a los cargos de libre designación», señaló que los políticos «no debemos opinar sobre la buena o mala práctica médica».

(La Razón, 7 de junio de 2006)

 
Relacionados