Portada Noticias 2006 Desvirtuar la realidad
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Miércoles, 17 Julio 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Desvirtuar la realidad PDF Imprimir E-mail

Jose Luis de la Serna

Los expertos designados por el Colegio de Médicos de Madrid para estudiar los casos de sedación terminal en el servicio de Urgencias del Hospital de Leganés han concluido, de forma rotunda, que hubo muchos casos de mala práctica médica. En el informe, se sugiere también que algunas sedaciones pudieron ser la causa directa de la muerte prematura de pacientes. Los hechos están claros y, por eso, a partir de ahora habrá que tomar decisiones. Una de ellas será, posiblemente, ratificar que la actuación de la administración autonómica, retirando la confianza en su día otorgada a dedo al responsable del servicio de urgencia, tuvo mucho sentido. Los puestos de libre designación se pueden quitar igual que se conceden y eso no suele conllevar escándalos mayúsculos. En su momento, la Justicia decidirá asimismo si hubo violación de la Ley. Al propio colegio profesional madrileño le tocará más adelante pronunciarse de forma más institucional.

SESGO

No es de recibo que algunos políticos, apoyados por poderosos medios de comunicación, continúen sesgando de forma torticera lo ocurrido e intenten convencer a la ciudadanía de que lo blanco es negro manipulando inadmisiblemente la información. Los hechos de Leganés no pueden contemplarse desde un prisma político ni utilizarse para desprestigiar al adversario. Cualquiera con sensibilidad y sentido común se ofende cuando ve hasta donde se vulnera la ética si se trata de obtener réditos en las urnas. Los únicos que tienen que hablar aquí son los profesionales, y muchos ya lo han hecho. Los que han dado su última opinión son especialistas de prestigio que no comprometerán nunca su credibilidad. Cualquier informe nuevo concluirá de forma similar, si se actúa con dignidad y sin sesgo. La sedación terminal, cuando hay que hacerla, debe ser consensuada entre muchos actores, los primeros los familiares del paciente, y realizada bajo un protocolo estricto. Estas normas se vulneraron. Aquellos que digan otra cosa desvirtuan la verdad. Y lo saben.

(El Mundo Salud, 9 de junio de 2006)

 
Relacionados