Portada Noticias 2007 No es eutanasia
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Miércoles, 13 Noviembre 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

No es eutanasia PDF Imprimir E-mail

(El Mundo, 3 de marzo de 2007)

Inmaculada Echevarría, una mujer de 51 años que sufre distrofia muscular irreversible y que permanacee conectada a un respirador artificial desde hace años en un hospital de Granada, ha visto atendida por parte de la Junta de Andalucía su petición de que se le retire el tratamiento quela mantiene con vida. La enferma, que lleva 30 años postrada en cama y carece de movilidad,  hizo público el pasado 20 de noviembre su deseo de "acabar con una vida insoportable y de opresión". SU solicitud fue trasladada a las autoridades sanitarias por parte del hospital donde permanece ingresada. El Gobierno andaluz solicitó sendos informes al Comoité de Ética formado por 25 expertos y al Consejo Consultivo. Ambos organismos, después de largas e intensas deliberaciones puesto que es el primer caso de este tipo al que se enfrentan, avalaron la petición de Inmaculada Echevarría de que se le retire el respirador artificial. El Consejo dictaminó que la solicitud de la paciente supone "un rechazo de tratamiento" o una "limitación de esfuerzo terapéutico", derechos que están reconocidos en la ley de autonomía del paciente.

La clínica en la que está ingresada y el servicio andaluz de salud señalaron ayer que las actuaciones que se lleven a cabo a partir de ahora para cumplir la última voluntad de la paciente se llevarán a cabo "con escrupuloso respeto ala privacidad" y con todas "las garantías y requisitos" que marcan las leyes.

El caso de Inmaculada Echevarría ha dado lugar a un debate sobre los aspectos éticos de la decisión de las autoridades sanitarias de facilitar la voluntad de morir de esta enferma. El Cardenal Cañizares señaló ayer que desconectar a esta mujer "es sencillamente admitir la eutanasia". Esta palabra ha estado en boca de todos, dado que se considera que la decisión de la Junta supone la aplicación de la "eutanasia pasiva", pero tanto los médicos como las autoridades sanitarias han advertido que es un error aplicar este concepto al caso de Inmaculada Echevarría.

Creemos, al igual que la comunidad sanitaria, que la Junta andaluza ha actuado de forma correcta ante una petición individual que no puede extenderse a otros casos, como pretenden las asosicaciones proeutanasia. No es lo mismo una acción que tiene como objeto quitar la vida a un paciente que retirarle a Inmaculada los medios extraordinarios que la mantienen atada artificialmente a una vida que ella no considera como tal.

 
Relacionados