Portada Noticias 2008 Congreso internacional en el Vaticano, respuesta a la presión pro eutanasia
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Martes, 12 Noviembre 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Congreso internacional en el Vaticano, respuesta a la presión pro eutanasia PDF Imprimir E-mail
(Zenit, 8 de febrero de 2008)

Análisis a todo campo de la frontera entre la vida y la muerte: es la convocatoria mundial de reflexión de la Pontificia Academia para la Vida (PAV), consciente de la extrema fragilidad del enfermo terminal y de la creciente presión pro eutanasia. La celebración de su XIV asamblea general da ocasión a la PAV de organizar su congreso internacional, este año sobre el tema: «Junto al enfermo incurable y al moribundo: orientaciones éticas y operativas (Ciudad del Vaticano, 25 y 26 de febrero).

Es la tercera vez, en la breve historia de la PAV, que se convoca una cita mundial de especialistas sobre la cuestión, reconoció el presidente del organismo vaticano, el obispo Elio Sgreccia, al presentarla este jueves ante la prensa internacional.

En 1999 «se afrontaron los temas del ocultamiento de la muerte en la cultura contemporánea, los efectos psicológicos del rechazo de la muerte en el sujeto adulto que vive esta atmósfera, y se indicaron y describieron los movimientos pro eutanasia presentes especialmente en Holanda», recordó.

Hace cuatro años, la Pontificia Academia, con la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (FIAMC), organizó otro congreso especial «sobre la asistencia al enfermo en coma vegetativo persistente, precisando también en este caso el deber de la asistencia especializada y pronunciándose igualmente contra toda forma de eutanasia», apuntó monseñor Sgreccia.

La nueva reflexión mundial está motivada «ante todo porque la propuesta de la eutanasia ahora ha entrado en el campo de la actuación legislativa, ha irrumpido sobre todo en Europa, en Holanda, en Bélgica», a la vez que se constata una «semi-legalización» de la misma en otros países, como Dinamarca, o estados como Oregón, ejemplificó el prelado.

«Existe una fuerte presión para su legalización, y se vale de campañas mediáticas, de encuestas a médicos o a la población, más o menos directas», especificó.

De acuerdo con monseñor Sgreccia, con tales «sondeos y presiones se quiere concentrar la atención en un punto: el principio de la "autodeterminación del paciente"».

Y «ante esta situación de presión política y mediática nosotros planteamos un lapso bien definido -subrayó el presidente de la PAV--: el del enfermo grave y moribundo», quien vive en profundidad «un momento extremadamente frágil de la vida», con frecuencia gravado no sólo por el sufrimiento, sino también por la soledad.

Pero se trata asimismo de «un momento precioso --advirtió--, porque mientras el físico se destruye, la esperanza cristiana ilumina que se está ante la apertura de la vida eterna, o la plenitud de la vida».

«Así que el momento de frontera es el objeto específico» de este encuentro internacional, sintetizó el prelado, y se remitió al panorama descrito, que reclama la «necesidad de definir ulteriormente el término de lo lícito y de lo no lícito en el itinerario terapéutico, después de dudas y discusiones persistentes en el ámbito también de la asistencia médica».

El programa aportará aclaraciones éticas destinadas a perfilar con la mayor precisión posible, según monseñor Sgreccia, los límites de la terapia a estos pacientes, con la vista puesta especialmente en los aspectos de apoyo y terapias paliativas.

La metodología del congreso es «triangular», necesaria para el análisis de las cuestiones bioéticas: se hace una primera observación de la realidad científica; en segundo lugar se analiza el aspecto antropológico -relativo al sujeto, al hombre--; desde ahí se aborda el aspecto aplicativo -moral, social, etcétera--.

«No se puede favorecer, como frecuentemente se hace, una especie de cortocircuito según el cual inmediatamente de la impresión sobre el sujeto -el estado de la enfermedad- se sacan conclusiones en el plano práctico», porque «se corre el riesgo de saltarse los valores, acudiendo a lo empírico, al utilitarismo», como también «a menudo sucede», alertó el presidente de la PAV.

Más información y programa en http://www.academiavita.org/template.jsp?sez=AssembleaGenerale&pag=2008/congr2008_prov&lang=espanol


 
Relacionados