Portada Noticias 2008 El protocolo de Groningen
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Domingo, 22 Septiembre 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

El protocolo de Groningen PDF Imprimir E-mail
(Provida Press, nº 278)

En el año 2005 la Facultad de Medicina de la Universidad de Groningen, en Holanda, publicó un protocolo que establecía unas recomendaciones a seguir por los pediatras ante niños nacidos con graves problemas de salud. Era éste un protocolo dirigido a legalizar la eutanasia de estos niños. El protocolo fue ratificado por la Asociación Nacional de Pediatría holandesa.

Recientemente se ha publicado su traducción en inglés en la prestigiosa revista de bioética Hastings Center Reports (38; 42-51, 2008), analizándose su contenido y realizando diversos juicios éticos sobre sus propuestas, no siempre favorables al derecho a la vida de estos niños, ya que se concluye que "al menos en el contexto de la cultura y medicina de Holanda, el protocolo es aceptable".

Para poder evaluar éticamente el protocolo el artículo en cuestión presenta en primer lugar algunas de las dificultades morales que el mismo plantea.

Así indican: 1) está dirigido principalmente a niños nacidos con espina bífida, muchos de los cuales podrían tener vidas satisfactorias; 2) no distingue con precisión entre niños cuyo pronóstico de muerte es cierto y aquellos que podrían continuar viviendo; 3) permite a los padres cometer infanticidio como un medio para soslayar el cuidado de sus hijos que podría ser dificultoso para ellos; 4) permite a los médicos decidir cuándo una vida tiene calidad suficiente para ser vivida; 5) permite a los médicos determinar la moralidad de sus propias acciones; 6) da una respuesta técnica al problema de medir el sufrimiento subjetivo; 7) condona el infanticidio más que prevenir la espina bífida o permitir detectarla intrínsecamente para terminar con la vida del niño por el aborto; 8) ofrece un criterio incoherente para defender si es ético terminar con la vida de un niño que sufre.

Aunque estos ocho puntos se discuten pormenorizadamente, sólo su enunciado parece incompatible con el criterio ético de que este protocolo pueda ser éticamente aceptable en el contexto de la cultura holandesa.
 
Relacionados