Los Verdes aprovechan la muerte de Echevarría para reclamar la eutanasia Imprimir
(La Gaceta, 20 de marzo de 2007)

La muerte de Inmaculada Echevarría ha envalentonado a Los Verdes. Su secretario general, Francisco Garrido, recuperó ayer una de sus reivindicaciones tradicionales: despenalizar la eutanasia. Un día antes, Garrido amenazó con abandonar el Grupo socialista en las Cortes y formar parte del Grupo mixto si el PSOE no cumple con algunos de sus compromisos electorales, como los derechos de los animales o política energética.
En su opinión, la enmienda debe ir orientada a eliminar del Código Penal los artículos relativos al suicidio asistido aprovechando la "amplia reforma" que se debate en las Cortes sobre esta ley para abordar con posterioridad una ley específica que regule la aplicación de la eutanasia activa voluntaria.
Garrido defendió que las "razones de inoportunidad" del PSOE al inicio de la legislatura para no abordar la despenalización de la eutanasia "no existen en este momento", ya que puso de manifiesto que el caso de Inmaculada Echevarría ha evidenciado el "apoyo mayoritario" de la sociedad, informa Europa Press.
"Nos parece muy bien que se haya resuelto el drama de Inmaculada Echevarría, porque obligar a alguien a vivir en condiciones que le resultan indignas e insoportables constituye un grave atentado a la libertad", señaló Garrido, que censuró el "miedo" del presidente de la Junta, Manuel Chaves, a hablar de "eutanasia pasiva".
A su juicio, el caso de Inmaculada Echevarría ha descubierto a "obispos fundamentalistas, cada día más cercanos a la extrema derecha, y a políticos asustadizos, que encubren la palabra real de eutanasia pasiva para hablar de ensañamiento terapéutico cuando lo que había era el mantenimiento artificial de la vida contra la voluntad de la persona".
El líder andaluz de Los Verdes recordó que su partido ya promovió en la anterior legislatura una proposición no de Ley en el Parlamento andaluz defendiendo la legalización de la eutanasia, que luego "se moderó" para instar a la Junta a abordar la regulación de una Ley de Declaración de la Voluntad Vital Anticipada que, en su opinión, "es lo que se ha aplicado de alguna manera a Echevarría".